El mercado encontró soporte por el clima en Argentina en la semana del 22 al 26 de enero, sin embargo, los precios no pueden subir mucho por los fuertes inventarios en Estados Unidos, aun así, analistas sugieren estar al pendiente ya que los fondos pudieran liquidar sus posiciones cortas y provocar alzas temporales.

El rally que ha tenido el maíz ha sido provocado por la debilidad del dólar a nivel mundial. El índice del comportamiento del dólar llegó a mínimos de 37 meses. En contraste, el real brasileño llegó a su mayor nivel desde el 4 de octubre 2017, el ruso rublo su mayor nivel desde el 1 de junio 2017 y el euro en su mayor nivel desde el 15 de diciembre de 2014. Esta debilidad del dólar da un impulso al alza a los commodities en general, por lo que vemos al oro en su mayor nivel desde agosto 2016, el petróleo en su mayor nivel desde diciembre 2014 y esto da soporte a otros commodities donde entran más fuertes los fondos y hace que los precios denominados en dólares sean más atractivos a nivel mundial. Esta reciente alza ha mejorado técnicamente al mercado. El reporte de inspección a las exportaciones del lunes de la semana de referencia nos mostró unas inspecciones de 668,946 toneladas, cuando el mercado esperaba algo entre 700,000 a 1 millón de toneladas.

Al 18 de enero, las inspecciones acumuladas representan el 25.9% del total estimado por el USDA versus el promedio de los últimos 5 años de 30.1%. Se estima que habrá mayor demanda por maíz americano ya que con la debilidad del dólar se ha hecho muy atractivo, el precio del maíz puesto en el golfo de Estados Unidos es de $162.2 dólares, el precio del maíz argentino está en $165.94 dólares y el de Ucrania está en $172.8 dólares la tonelada FOB. Hablando de Ucrania, el gobierno estima que la producción de maíz es de 24.5 millones de toneladas versus 25 millones que estima el USDA y las exportaciones las estima en 17.5 millones de toneladas versus 20.5 que estima el USDA. El reporte de ventas netas para exportación del viernes mostró unas ventas de 1,445,900 toneladas. Al 18 de enero, las ventas acumuladas representan el 62.2% del total estimado por el USDA versus el promedio de los últimos 5 años de 63.1%. El Agregado Comercial del USDA en México indicó que México en el ciclo 2017/18 producirá 26.8 millones de toneladas, lo que es 600,000 toneladas más que el último estimado del USDA. El Agregado bajó su estimado de importación de maíz a 15.6 millones de toneladas, 900,000 menos que la cifra oficial del USDA.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires estima que la siembra subió 92.4% vs 91.3% de la semana pasada, por ahora el pronóstico total de siembra es de 5.4 millones de hectáreas, aunque en la provincia de la Pampa, pudiera haber menores rendimientos en algunas zonas debido a la sequía. En Brasil, las lluvias están retrasando la cosecha de grano de soya y con ello la siembra de la segunda producción de maíz; hay analistas que estiman que la siembra en Paraná pudiera disminuir hasta 40%. En Sudáfrica se estima que la siembra pudiera ser de 2.15 millones de hectáreas, lo que es 18% menos que el año pasado, debido al clima seco y cálido. La producción se pronostica en 12 millones de t.m. vs 17.5 millones de t.m. del ciclo pasado. Esto se debe a la menor siembra. El país aún cuenta con inventarios importantes, por lo que se estima que, sus exportaciones de maíz serán de 2 millones de t.m.

El reporte de ventas de exportación nos informa que la semana pasada a la de referencia Estados Unidos vendió 1, 445,900 t.m. de maíz, los principales compradores fueron destino desconocido con 355,900 t.m., Corea del Sur con 263,000 t.m., Japón con 170,700 t.m., México con 90,500 t.m. Las exportaciones fueron de 599,000 t.m., los principales destinos fueron México con 204,100 t.m., Japón con 112,100 t.m. y Colombia con 91,600 t.m. En cuanto al sorgo, destino desconocido compró 66,000 t.m., China 60,000 t.m. y Japón 40,000 t.m. Las exportaciones fueron de 217,600 t.m. para China y 500 t.m. para México.