La buena distribución de las lluvias en tiempo y espacio durante las dos temporadas del 2017 (Primera y Postrera) ha contribuido a las mejores cosechas de granos básicos en varios años, para los agricultores del corredor seco de la región. Con estas reservas y las oportunidades de empleo que genera el sector agroindustrial como el café, azúcar, tabaco y hortalizas, las áreas del corredor seco se estiman en Mínima (Fase 1, CIF) durante todo el período.