Los futuros de porcinos del CME se debilitaron la semana pasada por el menor interés de compra por parte de los inversionistas. El total de sacrificio totalizó 2.37 millones de cabezas, ligeramente menor a lo esperado y prácticamente sin cambio contra el total de 2.368 millones de la misma semana del año pasado.

Por el lado de la demanda ayudó el que se debilitara el dólar, pero esto contrasta con las tensiones comerciales que surjan con México, Canadá ahora que se están llevando las renegociaciones del TLCAN. También hay preocupación por la relación con China, ahora que Estados Unidos impuso sanciones comerciales en productos electrodomésticos. Esto podría generar una represalia por parte de China. El día de hoy termina la sexta ronda de negociaciones del TLCAN, en la cual se llegó a acuerdos sobre anticorrupción, que implica la integridad de gobiernos y funcionarios, la responsabilidad de las empresas y los mecanismos que en esta materia aplicarán entre los tres países. También se reportan avances en temas agrícolas, de propiedad intelectual, sanitarios y fitosanitarios, compras de gobiernos y comercio transfronterizo de servicios. En tanto, la empresa Agri Tendencias menciona que el viernes pasado, el contrato para porcinos cerró la sesión con un “tick” por abajo (nivel mínimo al que puede llegar un futuro u opción), lo que dejó al mercado con una caída de 170 puntos en la semana.

Al principio de la sesión el mercado en la bolsa de futuros experimentó ventas de índole técnico alcanzando su menor nivel desde el 22 de diciembre. Sin embargo, la percepción de que la demanda es fuerte y de que los valores de la carne de porcinos se han mantenido, hasta ahora, le dieron algo de soporte al mercado. Por otra parte, el peso promedio de los porcinos al 20 de enero fue de 284.9 libras, contra 284.8 con relación a la semana pasada y 282.4 con relación al año anterior. El peso promedio de los animales enviados a sacrificio aumentó la semana pasada; esta es la temporada del año en donde el peso promedio de los animales típicamente cae fuertemente. El reporte sobre los inventarios de carnes bajo refrigeración/congelación en los EE.UU. al último día de diciembre muestra que el inventario de carne porcino era de 490.8 millones de libras. Esto es 3.2% más con relación al inventario que se tenía hace un año, pero 2.3% menos con relación al inventario que se tenía a finales de noviembre pasado. Normalmente, el inventario de carne de porcinos en los EE.UU. disminuye 1.1% en el mes, de tal manera que el reporte da soporte al mercado. Sin embargo, el inventario de pancetas aumentó en diciembre a 39.67 millones de libras, esto en comparación con el inventario de solo 17.98 millones de libras el año pasado. El índice para porcinos de la Chicago Mercantile Exchange (CME) del 24 de enero estuvo en 73.77, una disminución de 3 centavos con relación a la sesión previa, pe

ro arriba de 73.66 en la semana anterior. Las ventas para exportación de carne de porcina de los EE.UU. en la semana que terminó en el 18 de enero fueron de 35,000 toneladas, menos que el promedio semanal de exportaciones de las últimas 4 semanas de 36,375 toneladas. Las ventas para exportación acumuladas en lo que va de este año alcanzan 250,100 toneladas, una disminución de 2.2% con relación al ritmo del año pasado a estas alturas del año. La semana pasada se llevó a cabo la convención porcina del estado de Minnesota, quien es el tercer estado productor de porcinos de los Estados Unidos. Los números y la información que se mostraron en este evento, mantiene el optimismo por parte de muchos porcicultores. Por parte de empresas constructoras de granjas y silos, comentan el gran interés por parte de porcicultores de expandir su infraestructura para este 2018. Se habló mucho sobre la capacidad de nuevos empacadores que se ha incorporado. Algunas de las plantas nuevas y las plantas existentes están siendo comprometidas a tener suficientes trabajadores para operar al máximo. Los controles más estrictos en las fronteras de los Estados Unidos de entrada a este país están afectando fuertemente al sector del empleo porcino. Ademas, la empresa FCtone señala que los márgenes del empacador se han reducido, a pesar de que el precio del porcino en canal haya subido. Hace dos meses, el precio de la canal de porcinos, 53-54% carne magra eran 62 USD/cwt. La semana pasada, el precio de la canal de porcino, 53-54% carne magra eran 72 USD/cwt.

Los empacadores han tenido los mejores márgenes brutos de la historia en los últimos tres años y parece que, con las nuevas plantas ahora en funcionamiento, y el número de porcinos disminuyendo estacionalmente, los márgenes seguirán disminuyendo. Por el momento, continuamos registrando una buena demanda de físico, tanto en lechones, como en porcino finalizado. La empresa FCStone indico que durante el 2016, los Estados Unidos exportaron a México $1.3 mil millones de dólares en carne de porcinos. Con una exclusión del TLC, se estarían requiriendo $130 millones de dólares adicionales (10%) adicionales para pago de impuestos o tarifas arancelarias que hoy no se necesitan. En los últimos 25 años, el TLCAN ha entregado beneficios sin precedentes a los agricultores y las zonas rurales de los Estados Unidos de América. En 1993, los agricultores estadounidenses exportaron $8.90 mil millones a Canadá y México. El año pasado exportamos más de $43 mil millones. Esas exportaciones han sido de vital importancia para el mantenimiento de granjas, empleos y comunidades rurales, especialmente en los últimos años, cuando los ingresos agrícolas han disminuido.

Pero, así como los agricultores y ganaderos han estado entre los mayores beneficiarios del TLCAN, también son ellos quienes sentirían más dolor si los Estados Unidos se retiran de dicho tratado. Eso se debe a que la salida del TLCAN significaría que México y Canadá encontrarían otros países para abastecerse de muchos productos agrícolas, entre ellos, carne de puerco. Otro punto de preocupación es la exportación de carne de porcinos de los EE.UU. hacia México ya que México representa el 30% del total de las exportaciones de los EE.UU. durante los últimos meses. También los avicultores de los EE.UU. están preocupados si es que EE.UU. decide retirarse de las negociaciones del tratado de libre comercio (TLC) lo que ocasionaría un súbito exceso de oferta de carne de res y de pollo en el mercado estadounidense. El 66% de las exportaciones de carne de porcino que realiza México provienen de Sonora; el año pasado los envíos fueron por 80,000 toneladas. Porcicultores sonorenses prevén incrementar sus exportaciones debido a la gran aceptación y calidad de su producto en los mercados internacionales, lograda gracias a las buenas prácticas implementadas.

Subrayó que ello es posible también por la bioseguridad en las granjas porcinas del estado, mejorando la sanidad del hato con la construcción de nuevas instalaciones, produciendo cerdos con altos estándares sanitarios. Hasta diciembre del 2017 se habían exportado más de 80,000 toneladas de carne de porcino con valor superior a los $300 millones de dólares, a países como, Japón, China, Corea y Estados Unidos, señaló. En otro contexto, existe un nuevo sistema de inspección de sacrificio porcina en los Estados Unidos (NSIS) por parte del Servicio de Inspección de Alimentos (FSIS). Las nuevas reglas permitirían a las plantas de sacrificio de cerdos a unirse voluntariamente a este nuevo sistema de inspección propuesto que pondría a los empleados de estas plantas con el cargo o responsabilidad de determinar qué animales no son aptos para su proceso. Los inspectores del gobierno que actualmente desempeñan esta función serán reubicados en otras áreas de la planta más enfocadas en la seguridad alimentaria. El tope de la velocidad de las líneas de procesamiento también será eliminado, y los empacadores serían responsables de mantener el bienestar animal, mientras que los empleados serán responsables de las normas de seguridad de la empresa, dijo el USDA en una entrevista con Reuters. Actualmente, las plantas de porcinos procesan un promedio de entre 950 y 1,000 porcinos por hora; las nuevas velocidades de línea podrían alcanzar un estimado de 1,295 porcinos por hora.